Fabricantes | Así se moderniza la industria de huevos en China

Los chinos consumen mil millones de huevos al día. Ello ha llevado a la creación del criadero más grande del mundo de ponedoras.

Gallinas ponedoras
Gallinas ponedoras

Mil millones al día. Sí, parece increíble, pero esta es la cantidad de huevos que se consumen en China cada 24 horas y que está haciendo que la industria en torno a este alimento se modernice rápidamente. Los cambios que se están produciendo en el país en este sector, que mueve unos 31.500 millones de euros, han impulsado la creación del criadero más grande el mundo de ponedoras que se localiza en Handan, a unos 400 km al suroeste de Beijing.

Este es un paso importante en un país donde los huevos contaminados con melamina y los huevos con altos residuos de antibióticos han protagonizado sonados escándalos alimentarios en los últimos años, asegura la agencia Reuters. En estos momentos, también se está estimulando en el país la demanda de huevos de marca de mayor precio que los que se venden sueltos en los mercados de productos frescos.

Y es que los agricultores que crían gallinas para huevos también están sustituyendo sus patios traseros por granjas industriales, donde se espera que los procesos estandarizados modernos aumenten la calidad y la seguridad. Además, las estrictas regulaciones sobre el tratamiento del estiércol y la reducción del impacto ambiental de las granjas han empujado a ello a muchos pequeños agricultores.

Es más, "si eres un pequeño agricultor, tus huevos no entrarán en los supermercados", asegura Yuan Song, analista de China-America Commodity Data Analytics.

Los gobiernos locales favorecen a los productores más grandes que pueden ser examinados más fácilmente

La mayoría de los productores de huevos tienen entre 20.000 y 50.000 gallinas, asegura este experto, un cambio significativo desde hace dos años. Los que cuentan con menos de 10.000 aves, probablemente tengan que cerrar pronto, ya que los gobiernos locales favorecen a los productores más grandes que pueden ser examinados más fácilmente.

CRIADERO DE ÚLTIMA GENERACIÓN

La planta altamente automatizada de Handan es propiedad de una empresa conjunta entre Huayu Agricultural Science and Technology Co Ltd de China y el Grupo EW Hy-Line International.

Los equipos importados de última generación ayudan a acelerar el rendimiento de la incubadora. Una máquina de clasificación automática, que puede manejar 60.000 huevos por hora, clasifica los huevos en dos tamaños aceptables antes de que ingresen a las incubadoras. Los huevos uniformes producen pollitos del mismo tamaño. Una vez eclosionadas, las hembras se dirigen a máquinas automáticas de recorte de picos que procesan alrededor de 3.500 por hora.

Una de las posibilidades que ofrecen estas instalaciones es que solo requieren la presencia de 20 empleados en la planta, en comparación con unos 100 que requiere el criadero más viejo de Huayu. Así lo ha explicado el presidente de esta compañía, Wang Lianzeng.

La "bioseguridad" es la principal ventaja en la nueva planta de incubación

El control de enfermedades es otro aspecto esencial en estas instalaciones. El directivo asegura a este respecto que la "bioseguridad" es la principal ventaja en la nueva planta de incubación, que utiliza ventilación avanzada y controles ambientales para mantener sanos a los polluelos nuevos.

"Cuando entras al criadero no sabrías que estás en una planta de incubación", señala refiriéndose al olor típico de las instalaciones más antiguas. "La desinfección se usa en cada paso de la cadena y los trabajadores siguen estrictos procedimientos de higiene", explica. "Un ambiente seguro con altos estándares de bioseguridad es importante para criar polluelos", insiste.

"Con tales presiones sobre la producción, no es de sorprender que la mejora del bienestar animal sea una prioridad", ha manifestado por su parte, Jeff Zhou, representante de China para Compassion in World Farming (CIWF), una organización sin fines de lucro.

Lo más

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña