Retailers | Los cambios que irán arrinconando al plástico en el súper

Cada año se podría sustituir un millón y medio de toneladas de plástico de cinco zonas de los supermercados europeos, según un estudio de la empresa DS Smith.

Alimentos en envases de plástico en un supermercado
Alimentos en envases de plástico en un supermercado

La batalla contra los plásticos sigue avanzando, especialmente en el sector retail. De hecho, cada año se podría sustituir un millón y medio de toneladas de plástico de cinco zonas de los supermercados europeos, según un estudio de la empresa DS Smith, especializada en embalaje sostenible.

En este estudio se identifican los embalajes plásticos, como las cestas de los alimentos frescos y embalajes termorretráctiles, que los supermercados pueden sustituir por otros materiales alternativos y renovables. Las cinco categorías identificadas representan más de 70.000 millones de unidades individuales de plástico (más de un millón y medio de toneladas) al año y la empresa las ha convertido en un objetivo que quiere reducir y sustituir por alternativas.

"Unos sencillos cambios en los materiales empleados podrían suponer una gran diferencia para los minoristas y conseguirían reducir el uso de plástico en millones de toneladas"

Miles Roberts, consejero delegado de DS Smith

"Nuestras investigaciones demuestran que unos sencillos cambios en los materiales empleados podrían suponer una gran diferencia para los minoristas, y conseguirían reducir el uso de plástico en millones de toneladas a lo largo de los próximos diez años. Aunque no existe una panacea, sabemos que los envases con base de fibra sostenible serán muy importantes en este proceso, y resultan tan interesantes para nuestros clientes como para los consumidores", ha señalado Miles Roberts, consejero delegado de DS Smith.

CINCO ÁMBITOS PARA INNOVAR

El papel y el carbón tienen una tasa de reciclaje del 85% en Europa y aportan beneficios adicionales a las marcas, como la posibilidad de personalizarlos e imprimirlos digitalmente. En este sentido, DS Smith ha identificado los siguientes ámbitos de la venta minorista donde hay margen para la innovación o la sustitución:

1.- Bandejas plásticas de expositores: A menudo no se ven, porque los compradores no se las llevan a casa, pero las bandejas plásticas de los estantes del supermercado tienen alternativas de fibra y podrían retirarse de los lineales.

2.- Cestas de alimentos frescos: En toda Europa, las cestas plásticas suelen usarse para los alimentos frescos y existe una oportunidad muy palpable de sustituirlas.

3.- Embalajes termorretráctiles: Casi todos los refrescos se envuelven en plásticos termorretráctiles en algún momento de su vida. Ahora que los fabricantes se plantean alternativas sin plásticos, esta firma contempla las soluciones basadas en corrugados y adhesivos como "soluciones de última generación".

4.- Platos preparados: En la categoría de platos preparados, las necesidades de envasado son más complejas, pero el cambio también está por llegar, ahora que se están introduciendo alternativas de corrugados, tras las últimas innovaciones.

5.- Carnes, pescados y quesos: Este segmento ofrece una oportunidad significativa para la innovación y como sustitución, ahora que vemos que hay alternativas con base de fibra muy bien posicionadas.

PRODUCTOS SOSTENIBLES

El citado informe apunta que los índices de aceptación del cartón entre los consumidores europeos son muy elevados (55%) en relación con los plásticos (7%) y poliestireno (1%). Al mismo tiempo, el 85% de los consumidores europeos están dispuestos a pagar un 12% más por productos envasados de forma sostenible y solo un tercio, el 36%, creen que las marcas y los minoristas están haciendo esfuerzos suficientes para incorporar embalajes más sostenibles.

El millón y medio de toneladas identificadas es parte de un total de 20 millones de embalajes plásticos que se producen en Europa cada año para los sectores minoristas de productos de consumo y comercio electrónico. Aunque la industria está respondiendo con innovaciones en los embalajes y rediseños que utilizan sobre todo materiales reciclables, la industria y el gobierno son partes interesadas muy importantes para el futuro, según este análisis.

El estudio calcula que el mercado total para sustituir estos artículos tiene un valor aproximado de 5.700 millones de libras al año (unos 6.460,4 millones de euros). La categoría de cestas de alimentos frescos, por sí sola, tiene un valor potencial de más de 2.000 millones de libras esterlinas al año para la industria de la fibra.

Además de la colaboración con la industria, DS Smith pide a los gobiernos que hagan un esfuerzo mayor. En el Reino Unido, por ejemplo, se están elaborando distintas piezas de legislación clave que afectarán al sector. Cuando se implementen, iniciativas como un impuesto sobre los plásticos, las reformas relativas a una mayor responsabilidad de los productores, políticas de recogida y la introducción de un sistema de depósito y reembolso podrían dar lugar a una mayor rotación de los embalajes y fomentar la innovación.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña