Paco Fernández Reguero

| La concentración como medio para preservar el patrimonio empresarial | -

La concentración como medio para preservar el patrimonio empresarial
La concentración como medio para preservar el patrimonio empresarial

El día 28 de junio se cerró otra de esas operaciones de compraventa de las que se viene especulando en el sector desde hace años (ver noticia aquí), la adquisición por parte de Costasol de Hipermercados (franquiciado de Carrefour con establecimientos en Estepona y Torremolinos) del hipermercado Euromarket de Mijas Costa de Gómez Vaquer S.A.. Con anterioridad, Cayetano&Euromarket ya se había desprendido de sus cinco supermercados, que fueron adquiridos por la empresa malagueña Maskomo S.L. (ver noticia aquí). Con esta segunda operación Gómez Vaquer S.A. deja de operar en el sector de la distribución alimentaria.

Conocía la trayectoria de estas dos empresas desde sus inicios. Recuerdo cómo se fraguó el nacimiento de Costasol de Hipermercados S.L., antes Punta La Plata S.A., y su establecimiento Hipersol de Estepona, como una iniciativa de las familias Martín de Estepona y Acosta de Algeciras a finales de los años 80. Luego la salida de la familia Acosta y, posteriormente, su transformación en Continente Estepona en la que participé activamente. Por otro lado, la historia de Cayetano es la de una de esas empresas de la distribución que fueron pioneras en el desarrollo de los primeros hipermercados independientes en España y en la Costa del Sol de finales de los 80 e inicios de los 90. Hay que recordar que en estos años, los líderes detallistas en la Costa del Sol, eran Ecopalo, Ecoharro, Marineto, Hiper Marbella, Hiper Euromarket, Hiper Gaybo e Hipersol, controlando entre ellos una decena de hipermercados, amén de los supermercados que también explotaban. ¡Qué tiempos! ¡Qué elenco de empresarios!

Esta entrada viene de perlas para reflejar la importancia del “tempo” en la toma de decisiones empresariales. En el caso de Costasol, la entrada en su capital de Continente en 1997 supuso el relanzamiento de su actividad y su superviviencia en este difícil mercado del gran consumo. Sus propietarios -Aurelio Martín y familia- tuvieron la gran visión de compartir esfuerzos con un grupo líder del sector y de esta forma preservaron su patrimonio personal y empresarial. En el caso de Gómez Vaquer - Antonio Gómez y familia -, fue la empresa que más novios tuvo para ser adquirida, desde El Corte Inglés, Carrefour, E. Leclerc, Alcampo, Supersol, etc., pero nunca llegó a buen puerto ninguna operación. Durante los últimos siete años estuve muy cerca de esta empresa, en distintos momentos, intentando sacar adelante una operación de compraventa, pero era realmente imposible o muy difícil conjugar las necesidades de Gómez Vaquer y la empresa a la que representaba.

Todo ello viene a cuento de lo que ya vengo comentando desde hace bastantes años. El sector tiene que concentrarse y más aún las empresas de pequeño y mediano tamaño. Hoy una empresa que factura 50-100-1.000 millones de euros no son relevantes en el sector, cuando hay operadores españoles que facturan 17.000 millones u 80.000 millones con presencia internacional y en España. En este negocio, el volumen es uno de los factores más relevantes para la rentabilidad de sus empresas, tanto porque te dan acceso a menores costes de los productos a comercializar como porque te minimizan la repercusión de los costes fijos de estructura.

En estos días, tuve contacto con un grupo consultor especializado en operaciones corporativas y le comenté la necesidad de propiciar la unión de operadores a través del intercambio de participaciones de capital entre empresas. Yo les decía que no hace falta dinero para estas operaciones, hacen falta ganas, visión empresarial, olvidar los personalismos, una mesa de negociación y unas reglas de juego claras e igualitarias para los intervinientes (de valoración, de canje de participaciones). Su respuesta fue que resultarían muy difíciles, casi imposibles, debido al fuerte personalismo de los empresarios del sector. Y es que parece que muchos operadores medianos del sector no quieren darse cuenta de que se están jugando su patrimonio empresarial y familiar, la supervivencia de su empresa, y ante esto creo que tienen que dejar a un lado sus personalismos, el querer estar al mando directo del nuevo proyecto de integración, y pasar si es necesario a un segundo plano, al consejo de administración.

En otros artículos (aquí y aquí) ya hablé sobre este tipo de operaciones con mayor profundidad y puede ser interesante su lectura.

Si todavía tenéis dudas sobre si es el momento oportuno o no, o si váis a seguir demorando vuestro destino final y las consecuencias que pueda tener en el valor de vuestro patrimonio empresarial, no estaría demás que reviséis en vuestra memoria las ofertas que tuvo en su mano Gómez Vaquer e imaginad a qué precio finalmente vendió a Maskomo y Costasol de Hipermercados.

Esto os lo contó alguien que perdió su empresa por no actuar a tiempo, por no asociarse a otro operador que posteriormente se asociaría al líder del sector, y que le llevó a perder todo su patrimonio. Bueno, aquí me tenéis ya sólo de consultor. 

Sobre el autor

Director de Mavafer Consultores S.L

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña