Retailers | Reaprovechadores, 'foodwaste generators'... y sus diferencias

Aecoc define cinco tipo de consumidores según su actitud respecto al aprovechamiento o desperdicio de alimentos.

Un hombre tira comida a la basura
Un hombre tira comida a la basura

En España hay cinco tipos de consumidores según su actitud respecto al aprovechamiento o desperdicio que hacen de los alimentos. Según el primer informe de Aecoc sobre esta materia, el perfil más amplio es el de los reaprovechadores (32%), mientras que el 21% son 'foodwaste generators', pues acuden más a la basura. Luego se encuentran los 'busca caprichos', los 'eco-friendly' y los 'price-driven', los tres en el mismo porcentaje: 16%.

Los primeros, la mayoría, antes de tirar comida a la basura se lo piensan dos veces y suelen hacer compras grandes y menos frecuentes. Son, en resumen, un conjunto de personas que antes de tirar cualquier alimento hacen todo lo posible por sacarle el mayor provecho a las sobras con la elaboración de recetas creativas y nutritivas. Dentro de los reaprovechadores, un 22% afirma no tirar nada y un 54% afirma tirar poco.

La segunda categoría define a aquellas personas que son completamente conscientes de que tiran demasiada comida a la basura y, aunque guardan las sobras en la nevera, terminan tirándolas. Además, siendo más impulsivos, se dejan influenciar por las promociones que encuentran en los puntos de venta y cada vez más realizan su compra de alimentos por Internet. Entre ellos, la fecha de consumo preferente no se considera segura para el 18%, frente el 9% del resto de grupos. En este grupo, sobre todo, hay una mayor presencia de hombres. Viven principalmente en hogares unipersonales.

Un hombre tira comida a la basura
Un hombre tira comida a la basura

El 16% de los consumidores se clasifican en la categoría de los 'busca caprichos', un conjunto que admite no planificar con antelación la compra, así que son fácilmente influenciables en el punto de compra con novedades, descuentos y promociones. Este grupo se concentra sobre todo en ciudades grandes.

Otro 16% pertenece a la categoría de los eco-friendly, un conjunto que se preocupa por el consumo de productos locales y de kilómetro 0, además de comprometerse con su entrono con la colaboración en acciones sociales. Por último, para los 'price-driven' el precio es el factor decisivo para realizar la compra y consideran que, cada vez más, los alimentos son más caros, por eso cuando salen de casa se llevan la comida preparada. En este grupo hay una mayor tasa de paro y menor formación.

El informe de Aecoc destaca que la crisis económica ha hecho que, en general, la población sea más consciente del problema de desperdiciar alimentos. Es en la planificación y en la gestión de la comida en el hogar donde más cuesta seguir las estrategias adecuadas para evitar el desperdicio.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña