Food | Consejos para sobrevivir a los excesos navideños

Comer despacio, masticar bien los alimentos y beber con moderación son claves básicas para evitar la sensación de empacho y resaca, algunos de los malestares más comunes de estas fiestas.

Comida de Navidad
Comida de Navidad

Comer y beber, como todos sabemos, es consustancial a la Navidad. Pero, en ocasiones, los excesos en este sentido, también se pagan. De hecho, durante esta época hay muchos consumidores que presentan dolores de estómago, ardor y mucha acidez, acompañados, a veces, de vómitos y diarreas. Estos síntomas corresponden al popular empacho, uno de los malestares más comunes en estas fiestas. Reme Navarro, farmacéutica y Consejera Delegada de Mifarma, ofrece algunos consejos para prevenirlos o minimizar sus efectos.

En primer lugar, conviene comer despacio y masticar bien los alimentos, ya que el cerebro tarda alrededor de 20 minutos en recibir la señal del estómago de que está satisfecho, y no ingerir comidas demasiado frías o calientes. Los más habituales son bicarbonato sódico, sales de magnesio y aluminio, y carbonato cálcico o incluso una infusión de jengibre, anís, manzanilla o menta para facilitar la digestión. La piña también es un aliado perfecto en Navidad por sus propiedades diuréticas.

Para los días posteriores a los excesos navideños, esta experta recomienda hacer una dieta líquida o blanda, huyendo de las grasas y los lácteos, para evitar la indigestión y, con ello, el ingreso hospitalario.

En el caso de sufrir vómitos y náuseas consecuentes de una digestión pesada, lo primero que se debe hacer es evitar la deshidratación mediante sueros de rehidratación oral y, sobre todo, beber mucha agua en pequeñas cantidades durante todo el día. Navarro también recomienda ayudarse de preparados de plantas medicinales como las hojas de alcachofa, que son depurativas, o el cardo mariano, que da para proteger el hígado.

COMO ACTUAR FRENTE A LA RESACA

Beber con moderación, comer antes de beber, tomar bebidas blancas, beber agua o zumo entre una copa y otra, beber en sorbos pequeños y evitar mezclar diferentes tipos de bebidas. Estos y algunos más son los típicos consejos que todos conocemos para evitar la resaca del día siguiente.

Pero si no has podido evitarlo y has bebido en exceso, también existen remedios para recuperarse del malestar o, al menos, paliar los síntomas de la resaca: dolor de cabeza, mareos, fatiga, ansiedad, etc. Lo más recomendable, señala Reme Navarro, es "evitar analgésicos como el ibuprofeno, porque empeoraría los síntomas en caso de empacho, y el paracetamol, que puede afectar al hígado, que a su vez ya está trabajando en exceso para eliminar las sustancias tóxicas del organismo. La aspirina puede ser un buen aliado contra el dolor de cabeza".

También es recomendable no consumir café, ya que aumentaría la deshidratación que sufre el organismo. Se puede sustituir por una pieza de fruta, que repondrá vitaminas y azúcares. Asimismo, aconseja comer para conseguir que el organismo sea capaz de reducir los niveles de alcohol. Si el atracón del día anterior te ha cerrado el apetito, tendrás que hacer un pequeño esfuerzo, siempre comiendo despacio y en pocas cantidades, preferiblemente hidratos de carbono, como pasta o arroz, y acompañarlo de mucha agua. "Y si le echas un poquito de azúcar, te recuperarás más rápido", añade la experta.

También podemos ayudarnos de complejos vitamínicos que aporten vitaminas B1 y B6 y contribuyan a disminuir el cansancio y la fatiga, así como a metabolizar las bebidas y los alimentos. Además, hay complementos alimenticios que contienen vitaminas B1, B6, B12, C, además de Magnesio y Zinc, que ayudan a reequilibrar el organismo.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña