Retailers | Del carrito autónomo al pago con huella: el retail que viene

La tecnología más disruptiva está haciéndose un hueco en el sector de la distribución con el fin de mejorar la experiencia de cliente.

Pago con huella dactilar
Pago con huella dactilar

El sector retail está aprovechando cada vez con mayor asiduidad las ventajas que ofrecen las tecnologías más punteras. Inteligencia artificial, robótica o realidad aumentada empiezan a no ser unos desconocidos para los clientes de grandes cadenas de distribución que buscan, ante todo, conseguir una mejor experiencia de los usuarios y, por supuesto, rentabilizar su negocio.

La puesta en marcha de Amazon Go, el supermercado físico sin cajas del gigante del ecommerce, ha sido un buen arranque, pero en poco tiempo han surgido otros ejemplos concretos de esta revolución tecnológica.

Es el caso de la cesta inteligente que detecta los artículos que los consumidores van guardando en ella. Esta innovación de Panasonic, denominada Regi-robo, es capaz de escanear los códigos de barras y emite automáticamente una factura sin necesidad de pasar por caja. Es decir, los clientes realizan en una misma maniobra la selección de productos, los pagan y los embolsan.

ENTREGA A DOMICILIO 'ROBOTIZADA'

La entrega de la compra online es otra área que está dando mucho que hablar estos días. La compañía Continental ha ideado un híbrido de perro y robot que podría suponer un paso más en el concepto de 'delivery' autónomo. Estos perros, dotados de inteligencia artificial, van juntos, cada uno con su entrega, en un camión autónomo eléctrico que les acerca a su punto de destino y se las ingenian para eludir los obstáculos que pueden encontrar. Finalmente, tocan el timbre o golpean la puerta de la casa en la que deben hacer la entrega. Si nadie responde, dejan en la puerta la mercancía y se van.

Carrito autónomo Nuro-R1
Carrito autónomo Nuro-R1 / Archivo

Pero tenemos más: Nuro R1, un carrito autónomo, operativo desde el pasado mes de diciembre en California, que permite a los clientes de la cadena Fry's Food en Scottsdale recibir el pedido en casa a cualquier hora. El usuario hace la compra desde el móvil y un empleado del supermercado la coloca en el carrito y establece el destino donde se recogerá.

El propio carrito traza el recorrido más conveniente y cuando inicia el trayecto, el cliente recibe un aviso y puede realizar un seguimiento en tiempo real. Asimismo, recibe un código único y temporal que deberá introducir en la pantalla del carrito para poder abrirlo. Tras descargar la mercancía y cerrar las puertas tan solo hay que pulsar un botón y el carrito regresará al supermercado.

VENTAJAS EN EL SÚPER Y PARA EL SÚPER

El pago en el súper con huella dactilar es otra innovación de la que podrán disfrutar los clientes de la cadena rusa Azbuka Vkusa, después de que el mayor banco del país, Sberbank, se haya asociado con esta cadena. Los datos, que se almacenan en la base administrada por el banco, sirven como tarjeta de presentación del cliente, que puede realizar no solo la compra escaneando sus huellas sino también todo tipo de actividades bancarias.

El carro inteligente de Caper Labs automatiza funciones como pagar y, a la vez, es una herramienta útil para ayudar al consumidor en su compra

El carro de la compra inteligente es otra innovación al alcance ya de los clientes de dos minoristas de Nueva York, aunque se ampliará a lo largo de este año. Lo ha puesto en marcha la startup Caper Labs y emplea Inteligencia ArtificialSe trata, en realidad, de un asistente que automatiza funciones como pagar y, a la vez, resulta una herramienta útil para ayudar al consumidor en su compra. 

El carro dispone de una pantalla táctil en la parte superior que permite llevar el control de todo lo que se va metiendo, así como consultar los ingredientes de las recetas que el propio sistema sugiera, ver las ofertas existentes y recibir recomendaciones en función de la compra realizada.

Además, cuenta con un TPV para realizar pagos. La parte superior de la cesta tiene un sensor que escanea cada producto que entra o sale de ella. Comprobando su peso se confirma también qué producto es y la cantidad del mismo. Así, al acabar la compra, el usuario sólo tiene que pagar lo que se indica en la pantalla y puede hacerlo directamente en el TPV mediante tarjeta o móvil. Luego se recoge la compra y listo.

Los establecimientos también disponen ya de un eficaz y 'amigable' asistente que les permitirá poner orden en su operativa diaria. Se trata del robot Marty, que el minorista Ahold Delhaize tiene previsto incorporar en cerca de 500 tiendas Giant, Martin's y Stop & Shop de Estados Unidos.

Robot Marty en una tienda Giant
Robot Marty en una tienda Giant / Giant

Marty está diseñado para detectar y señalar determinados peligros como los derrames de líquidos, polvo y alimentos a granel ayudando así a los empleados a que puedan dedicar más tiempo para atender a los clientes. Las alertas de peligro en tiempo real permiten de este modo a las tiendas resolver cualquier incidente.

Grandes superficies y supermercados son también los potenciales receptores de BreadBot, un robot desarrollado por el fabricante Wilkinson Baking Company, capaz de elaborar más de 200 panes diarios. Este ingenio mezcla, amasa, prueba, hornea y vende pan como una máquina expendedora y pretende automatizar el proceso de una forma sencilla y ofrecer así, en apenas 90 minutos, pan recién horneado. El robot permite, además, a los establecimientos ahorrarse los costes de entrega de terceros.

OTROS INGENIOS

Las estanterías digitales son otra opción que está probando la cadena estadounidense Kroger tras su acuerdo con Microsolft. Permite no solo cambiar los precios en el momento sino también mostrar anuncios o seguir al comprador por la tienda y hacer un seguimiento de los productos.

Standard Cognition también crea y vende tecnología sin cajeros, que ya están probando en una tienda piloto en San Francisco. Sin duda, una tendencia que arrastra pues incluso China tiene varios proyectos en marcha vinculados a la compra sin cajas completamente automatizada.

Otra iniciativa tecnológica, esta vez aliada contra el desperdicio, es la que cadenas como Walmart ya utilizan. Se trata de la solución de AWM Smart Shelf, que analiza datos en tiempo real para promover descuentos en productos antes de que caduquen o reducir el desperdicio de papel con pantallas LED especializadas.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña